Donde los ángeles no se aventuran

Un comentario en “Donde los ángeles no se aventuran”

  1. Un placer leer este artículo, aunque un placer un poco masoquista: ahora voy loco por volver a a Toscana. Aviso a navegantes: Hay que tratar de averiguar horarios: en San Gimignano no pudimos ver los frescos del Duomo, estaba cerrado. Lo mismo en Roma: nadie te avisa que si quieres ver las maravilla de Villa Borghese hay que reservar hora para su visita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s